lunes, 28 de enero de 2013

Dios no vive en iglesias de piedra


Por esto salga usted de ella, usted no está sólo

 "Si no usan sus ojos para ver, los necesitarán para llorar"

 Jesús de Nazaret dice: "El reino de Dios está en vosotros." (Lucas 17, 21)

 En el sermón de la montaña Jesús enseña: "Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público." (Mateo 6, 6)

 Pablo explica: "¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?" (1 Corintios 3, 16)

 Pablo también enseña: "Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos." (Hechos 17, 28) 

 El cristiano original Juan escribe: "Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él." (1 era de Juan 4, 16 )

 Y el apóstol Esteban advierte: "El Altísimo no habita en templos hechos a mano, como dice el profeta (Isaías 66, 1 -2): ´El cielo es mi trono, Y la tierra el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis?` dice el Señor; ¿O cuál es el lugar de mi reposo? ¿No hizo mi mano todas estas cosas? ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros" (Hechos 7, 48-51). Inmediatamente después de estas palabras, los sacerdotes lo hicieron matar.

 Estos "padres" de los sacerdotes, de los cuales habló Esteban, hicieron construir dos veces un templo de maderas nobles y piedras e inventaron un culto cruel con el sacrificio de miles de animales inocentes. Aparentemente, el rey David, hijo de Salomón, habría recibido de "Dios" el encargo, para la construcción del primer templo. ¿Pero de que dios? El propio David quiso construir el mismo una casa como estas. Pero un profeta intervino, y en el 2º libro de Samuel dice: "Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo: ´Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ´¿Tú me has de edificar casa en que yo more? Ciertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué a los hijos de Israel de Egipto hasta hoy, sino que he andado en tienda y en tabernáculo. Y en todo cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ¿he hablado yo palabra a alguna de las tribus de Israel, a quien haya mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo: ¿Por qué no me habéis edificado casa de cedro?``" (2ª Samuel 7, 5-7) Y por un profeta a David también le fue comunicado la siguiente palabra de Dios: "Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa". El propio David iba a ser un digno "templo de Dios", en cuyo corazón puede vivir Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Free Flower Cursors at www.totallyfreecursors.com